jueves, 6 de marzo de 2008

¿Quién quiere estudiar filosofía en la UNAM?












Jueves, 6 de marzo de 2008

Milenio.com

¿Qué perspectivas profesionales tiene un joven que estudie en la Facultad de Filosofía y Letras o en la de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM? ¿Podría ser contratado en empresas como Unilever, Nokia, Sony o Cemex? ¿Querría? ¿Está preparado para agregar valor económico o para generar empleos?

Durante la única conferencia que dicté en uno de los auditorios de la UNAM, años atrás, recuerdo que los estudiantes me escuchaban con cara de no entiendo nada, como si les estuviera hablando de otro planeta. Yo les hablaba de liderazgo empresarial, y les puse ejemplos de Bimbo o Sabritas. Yo he dado clases por años, y no tengo problema para comunicarme en un lenguaje claro con quien no domina la materia de negocios. El problema estaba del otro lado.

Los numerosos ejemplos de estudiantes de esas facultades, empezando por El Mosh y aderezado esta semana por Lucía Andrea Morett Álvarez —la estudiante mexicana herida en el campamento de las FARC en Ecuador—, deberían merecernos reflexiones serias sobre los programas académicos, las habilidades conceptuales y —en todo caso—, el adoctrinamiento de que son sujetos algunos jóvenes en esas aulas.

Ojo. El problema no está en la disciplina, pues hay exitosos egresados de licenciaturas afines que se emplean en agencias de investigación de mercados o que se insertan en procesos creativos en corporaciones que gustan de nutrirse de talento diverso, multiplicando las posibilidades que les brindan los egresados de las facultades de negocios o economía.

No. El problema está en la intención profesional con la que egresan varios jóvenes de esas facultades. Quieren romper el mundo, no construirlo. Uno, que está en el mundo de los negocios, se puede topar con un dentista transformado en publirrelacionsta teniendo éxito, prosperando, aunque no fue en lo que originalmente estudió. Pero no es común hallar un filósofo de la UNAM inserto en el mundo de los negocios. ¿Por qué será?

En Estados Unidos es numeroso el grupode filósofos o egresados de escuelas de arte que luego estudian un MBA. ¿Su propósito? Hacer negocios. Prosperar. Aquí, sin embargo, los exportamos a los campamentos guerrilleros latinoamericanos. ¿Por qué es ese su destino?

Blogged with Flock

2 comentarios:

Dámaris De La Parra dijo...

Creo que está muy mal de tu parte generalizar.

Todo lo que dijiste, resumiendo fue "son unos estudiantes mediocres y serán profesionales mediocres, todos los de Filosofía y Letras/Ciencias Políticas"

Si es que sientes haber alcanzado tu grado máximo profesionalmente, no tienes porqué ser Orgulloso de tu éxito (si es que lo tienes).

Tienes un muy bajo Criterio, y esto es algo que no les falta a los Filósofos.

Dolores Garibay dijo...

Hola Damaris,

Se me olvidó decirte que este blog no es del autor de semejante artículo, es del maestro Sandro Cohen que textualmente copió lo dicho por el imbécil de Carlos Mota.

Nada más para que te des una idea de lo que la gente piensa de los filósofos de la UNAM... y como el idiota que escribió esto, hay muchas personas.

Besos chilangos